domingo, 18 de noviembre de 2018

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 49

“Cuanto más unidos estemos a la bondad divina por el amor, más liberal se mostrará Dios con nosotros”

REFLEXIÓN DE M. MERCEDES ROMERO, rcm
¿Se puede estar unido a la bondad divina por otra cosa que no sea el amor? El amor nos asemeja a Dios. “Sólo Dios es bueno”, le dice Jesús al joven rico. M Carmen no quiere que ningún joven rico más se pierda y se aleje entristecido.
Sólo Dios es bueno, pero su bondad y su amor son contagiosos. Jesús es la imagen del amor vivo del Padre. M Carmen nos invita a acercarnos a Jesús. Hazte compañía para Jesús. Sólo Dios es bueno, pero Jesús es el pan vivo, el agua viva…,el amor vivo; Dios hecho bondad.
Si eliges la bondad ¿qué puedes temer?, si Dios contigo, ¿quién contra ti?
¿Podría haber entonces en el encuentro con el joven rico otro final posible? Jesús lo excusaría: "No podías obrar de otro modo, porque NO PODIAS CAMBIAR EL LUGAR DE TU TESORO". Y, posiblemente le contaría estas dos PARABOLAS: La perla preciosa y el tesoro escondido.
Si comprendemos el ofrecimiento que nos está haciendo y la nueva relación que nos propone, entonces llegaremos a ser lo que Jesús, en su bondad, nos llama a ser: UNA PERSONA QUE ES HIJO, HIJA Y, POR TANTO, ENTRAR EN LA LIBERTAD DE UN HIJO.

M Carmen nos quería bondadosos y que nos sintiéramos hijos de Dios. 

domingo, 11 de noviembre de 2018

ENCUENTRO DE PROFESORES NUEVOS EN MARCILLA (NAVARRA)

El curso pasado celebrábamos con gozo los 125 años de existencia de la Congregación Concepcionista y el Carisma continua vivo. Se siguen pasando testigos y el estilo educativo que nos transmitió Santa Carmen Sallés, su ideario y pedagogía, se sigue alimentando y va forjando nuevos educadores que desean formar a niños y jóvenes dejando en ellos la huella concepcionista.
Dos exalumnas del Colegio de Arenys de Mar y profesoras de esta misma Escuela, han participado, junto a otros compañeros, en el último encuentro de profesores nuevos en Marcilla, Navarra. Ellas mismas nos cuentan lo que vivieron esos días de formación y convivencia.


Los días 18, 19 y 20 de octubre de 2018 tuvo lugar el encuentro de profesores Concepcionistas de última incorporación, en Marcilla. Llegamos allí sin muchas expectativas, no sabíamos muy bien en qué consistiría este curso, únicamente sabíamos que nos encontraríamos con otros profesores nuevos de otros Centros Concepcionistas.
La verdad es que fueron tres días llenos de emoción, historias, pastoral, talleres, nuevas amistades y también de emotivos reencuentros. Asistimos a ponencias muy interesantes que permitieron ampliar nuestros conocimientos sobre el origen de la congregación. Hicimos talleres que nos robaron el corazón y que además nos hicieron reflexionar sobre nuestras vidas y nuestra situación “por providencia” en cada uno de nuestros respectivos centros Concepcionistas. También conocimos a gente maravillosa de otros colegios que esperamos volver a ver pronto.
Nosotras somos ex alumnas del colegio donde ahora trabajamos, y este curso en Marcilla, nos regaló además, el reencuentro con Religiosas que habían estado en nuestro colegio, con quienes habíamos compartido años y tareas inolvidables de nuestra etapa de estudiantes.
Sin duda alguna, por todo esto, el encuentro ha sido tan especial para nosotras. Hemos cumplido nuestro sueño de trabajar en el colegio que nos ha visto crecer, y ver, que no solo el proyecto que empezó Santa Carmen Sallés sigue adelante, sino que crece día a día y que nosotras formamos parte de este proyecto, nos llena de orgullo y emoción día a día.
En definitiva ha sido un encuentro muy productivo y enriquecedor. Esperamos poder formar parte de esta comunidad durante mucho tiempo y poder acudir a más encuentros, no solo para formarnos, sino para poder seguir haciendo una gran red y uniendo lazos, entre los diferentes colegios que formamos parte de este gran sueño que un día comenzó Santa Carmen Sallés.


Eli Giner y Marta Serrano

 Profesoras de Arenys de Mar

martes, 6 de noviembre de 2018

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 48

“Si amamos a Dios, hablaremos de El. Si vivimos a Dios lo comunicaremos sin necesidad de largas pláticas. A aquel que vive en Dios, en su amor, le bastan pocas palabras para transmitirlo”.

REFLEXIÓN DE M. ISABEL MORAZA, rcm
Nos dicen de M. Carmen, aun siendo muy chiquita, que “se andaba en presencia de Dios”. ¿Qué transparentaba su mirada, su sonrisa, sus manos dispuestas a compartir, sus pies ágiles para socorrer? ¿Cómo podían ver al Dios que vivía en su interior?
Ella amaba mucho a Jesús. Y por eso, de la abundancia del corazón hablaba la boca, y hasta su cuerpo entero. No necesitaba muchos argumentos, aunque nunca le faltó la sabiduría para explicar la vida de Dios en ella.
Si tú también ‘andas en presencia de Dios’, si aprendes a amarle mucho, a percibir su compañía, será fácil para quienes te conocen, y te encuentran cada día, poder verle; tu gozo será para cada uno, la sonrisa de Dios. Cuida tu corazón, ama mucho a Jesús y date cuenta de que quiere vivir y amar a través de ti, de tus gestos, de tu actuar, de tu sentir.

Y si quieres decirlo muy claro, ‘perdona’, de todo corazón cualquier ofensa; si deseas que sea amado, acércate a quienes menos amor reciben, a quienes son más excluidos o rechazados, y verán, con los ojos del corazón, cuánto amas a Jesús y cómo es su presencia en tu vida. ¡Contagiarás!

martes, 23 de octubre de 2018

DEJAR EL CORAZÓN ANTE MARÍA

Ya hemos compartido alguna de las experiencias de este verano, todavía falta alguna... Como la del grupo de jóvenes que acudió a Lourdes para tener unos días de convivencia y realizar un voluntariado. Jessica Reyes, actualmente postulante concepcionista, formó parte de este grupo de voluntarios y comparte con nosotros su experiencia.
Gracias Jessi, por abrirnos tu corazón, ese que dejaste aquellos días, junto a María.

No estaba preparada para este encuentro. El encuentro con La Inmaculada Concepción. El día anterior había perdido mi pasaporte. Después de buscarlo durante un buen rato, recuerdo haber rezado: "Bueno, Dios, si no quieres que vaya, no iré.", y en menos de 24 horas estaba en un avión tratando de ocultar lo verdaderamente nerviosa que estaba. Podrías pensar que eso sería lo único que se interpondría en nuestro camino a Lourdes, pero no. Entre la lluvia, inundaciones, los trenes cancelados y las horas buscando un lugar para descansar, parecía que la vida nos decía que volviéramos a casa, pero a las 19:30 ya estábamos cenando en Lourdes, Francia. ¿Divina Providencia? Tal vez.
Tuvimos la oportunidad de recorrer los lugares y la vida de Santa Bernardette. Aquí vi muchos paralelismos entre su vida y la mía. Bernardette se encontró con María en un momento de su vida en el que estaba aprendiendo y profundizando en su fe, como yo, y como supongo que todos nosotros día tras día. En las primeras tres apariciones, María no habló con Bernardette. No hubo dialogo y, sin embargo, ella regresaba a la gruta para verla. Y allí estaba yo, aproximadamente a la misma distancia que ella, rogándole a María que me hablase, como cuando un niño tira de la pierna de su madre pidiendo una chuche. Al final, María habló, pero no como pensé que lo haría, sino precisamente como una madre le hablaría a su hija.
Me hizo mucha ilusión ver tanta gente. Fue como un recordatorio de que nunca estoy sola en mi fe. En el rosario de antorchas pude sentir la profunda fe y devoción de todas esas personas unidas en oración. A pesar de que había miles de personas, uno no se sentía agobiado, había una sensación de paz en todas partes y en todo momento. También tuvimos la oportunidad de hacer el viacrucis. Fue realmente impresionante porque a pesar de que nuestro grupo lo hacía por separado de los otros peregrinos, fue como acompañarlos en su cruz: compartir en oración y esperanza. Qué bonita es nuestra fe, que nos pide acompañarnos los unos a otros en tiempos difíciles.
También tuvimos la bendición de ser voluntarias en las piscinas. Para mí, realmente fue como ver la vulnerabilidad de las personas. Las personas entraban en un pequeño cuarto y dejaban sus preocupaciones, sus angustias, sus ansiedades, y al terminar se marchaban sabiendo que habían sido renovados por Dios. A pesar de que todo era tan bonito… yo estaba tan asustada que no lo podía ocultar, mi rostro me delataba. Al final del día, me sentí como si no fuera nadie, pero en el mejor de los sentidos. No hice nada y fui testigo de todo. Fue como ver a Dios hacer todo el trabajo, y tuve la suerte de estar allí. La Madre Teresa lo dice mejor "Soy un pequeño lápiz en las manos de Dios. Él piensa. Él hace la escritura. Él hace todo ... ". Ese día yo era un lápiz.
Después de todo lo que he experimentado, creo que realmente dejé mi corazón en la gruta. María se encontró con Bernardette en el lugar más feo del pueblo, y eligió encontrarse conmigo precisamente en uno de los momentos más desordenados de mi vida. En mi encuentro con ella, me invita a repetir su 'hágase' y con María descanso mi mente y mi corazón sabiendo que solo estoy tratando de hacer lo que ella hizo. La miré en la gruta y ella se volvió hacia mí y me dijo: "haz lo que Él te diga". Ante la simplicidad de las palabras de una madre amorosa, dejé mi corazón. Me fui con ganas de reflejar la belleza de mi madre, y hasta el día de hoy sigo intentándolo. Quiero volver, quiero verla de nuevo, pero como toda buena madre, ella no está tan lejos, y no me dejará sola.

 Grupo de voluntarias con Jessi y M. Nieves Galey

jueves, 11 de octubre de 2018

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 47


“¡Cómo  nos llegan al alma las palabras que brotan del corazón! De un corazón enamorado de Dios deben brotar nuestras palabras cuando hablamos de él.”

REFLEXIÓN DE M. CICERA JESÚS, rcm
¿Cómo sabes que estás feliz al hablar de Dios? o ¿cómo  sabes que alguien está realmente feliz cuando habla de algo?
Al hablar de Dios nos alegramos, porque Él nos ama y cuida de cada uno con amor incondicional. Un amor verdadero, sin cambio, sin interés, sin reserva, un amor sin límites, pues Él no tiene tiempo, espacio y lugar.
Un corazón alegre apasionado por Dios habla de él con emoción y humildad, vive por él, para él y con él en todo momento, y hace que su vida sea más serena, dinámica, sencilla, agradecida y disponible;  vive en comunión con las personas y con todo lo que Dios creó.
Dios es plenitud y por eso nos llama y nos invita a vivir en comunión con Él. Y con todo nuestro ser, debemos alegrarnos, nuestra alma resplandece lo que somos; nuestra mente  nos comunica lo que Dios nos pide a cada instante, nuestro corazón que impulsa y ayuda a poner en práctica las acciones de Dios, en nuestra vida y misión, nos llama a realizar en el día a día;  el cuerpo nos ayuda a vivir en comunión con las personas y con el mundo.
Santa Carmen Sallés  nos dice que debemos estar siempre alegres; porque la alegría es contagiosa y nos hace felices, y cuando estamos felices, nuestra vida se vuelve más hermosa y unida a Dios que es amor.


lunes, 8 de octubre de 2018

EL INICIO DE UNA ALIANZA

Hace justo un mes, el 8 de septiembre, M. Isabel Martínez, hoy ya Religiosa Concepcionista, celebraba su primera Profesión Religiosa, aceptando la invitación de Dios de ser toda para Él y de entregar su vida a los demás, como Santa Carmen Sallés. Después de estos días en los que ya vive en su nueva comunidad, estudiando y trabajando en la misión, comparte con sencillez lo que ese día supuso para ella.
Enhorabuena, Isabel y muchas gracias por poner voz a tus sentimientos y compartirlo en nuestro blog.

Llevo mucho tiempo pensando qué es lo que podría contar... Y es que parece que no sé escribir si no me dirijo hacia Ti, Señor. Así que prefiero dejar que el corazón te hable, y luego ya compartir mi pequeña oración con quienes quieran leerla.
Fue un día para Ti. Me hiciste tantos regalos... Quizá uno de los que más agradezco es que me dejaste bien claro que en el camino no estoy sola, que te haces presente en cada persona y que eres Tú quien va llevando mi vida, en la medida que te dejo actuar. 
Ese día se unieron "mis mundos": mi familia y mis amigos, junto a mi familia eclesial y concepcionista. Lo que me repiten mis tíos es que no se imaginaban este ambiente entre las hermanas, y eso me hace ilusión, porque la vida de comunidad me ha sorprendido y me sigue sorprendiendo a menudo. Miro tan agradecida los días de preparativos en los que las hermanas se volcaron conmigo... Toda la decoración y los ensayos, los pequeños detalles que les pedía y que hacían sin ponerme pegas, los detalles de cariño que me hacían llegar como regalo, las sonrisas, las miradas cómplices, su escucha, los abrazos... La ilusión que pusieron en todo, fue una experiencia que fue preparando el corazón para el día 8.
Como me pusieron en una de las muchas tarjetas que recibí ese día... Ese día que nació María, yo también tenía un nuevo nacimiento, y como a Ella, Tú me tomabas de nuevo para Ti.
El día anterior estaba tan nerviosa... Pero ese día, de Tu mano, todo fue un dejarse llevar. Desde el momento en el que con nuestra planta entre mis manos te miré y comenzó la celebración, no pude dejar de sonreír, y de sentirte, tan cerca... Las lecturas eran Tu voz, mis palabras y las tuyas se mezclaban en cada monición, en cada canción, en cada oración de la liturgia... También entre abrazos, saludos y conversaciones. 
Y al final del día, después de todas las muestras de cariño que no dejo de agradecer, me senté por fin junto a Ti. Y comprendí que el compromiso que había hecho, era sólo el inicio de una Alianza que me gustaría renovar cada día. Comprendí que Tú realmente das más de lo que cualquiera de nosotros podemos desear... Que sólo tenemos que saber descubrirte en nuestro día a día y abrir el corazón, aunque tema ser herido... Igual que el tuyo. 
Jesús, caminaré contigo, igual que el pueblo de Israel, guiada sólo por tu promesa: TÚ ME LLAMAS... TÚ ERES FIEL... TÚ LO REALIZARÁS.


martes, 25 de septiembre de 2018

SER VOLUNTARIO: UNA BENDICIÓN

El grupo de jóvenes concepcionistas que ha participado este verano en el CAMF de Pozoblanco como voluntarios, quiere compartir lo que ha significado su experiencia a través de un vídeo. 
Han sido unos días en los que nuestros chicos han sabido ACOMPAÑAR a personas con discapacidad, haciéndolos disfrutar de unos días de diversión y ocio, compartiendo con ellos inquietudes, sueños y esperanzas y descubriendo el gran secreto que esconde el voluntariado: QUE HAY MÁS ALEGRÍA EN DAR QUE EN RECIBIR.
Muchas gracias, por haber sido una bendición para todas estas personas que no os olvidarán nunca.



domingo, 16 de septiembre de 2018

RETAZOS DEL CAMINO DE SANTIAGO

Nuestro blog sigue creciendo, año tras año, en entradas compartidas, visitas y seguidores... ¡¡Qué gozo poderlo disfrutar!! Y aquí vamos recibiendo algunas de las experiencias de este verano, ya que nuestros niños concepcionistas también crecen y se hacen jóvenes, y comienzan a participar en actividades de verano... y así va aumentando nuestra familia, siempre de la mano de María Inmaculada y M. Carmen.
Gracias a todos por lo que aportáis al Blog y por ser esa savia que va ofreciéndole vida.
Los jóvenes peregrinos a Santiago estrenan esta entrada y nos cuentan, entre todos, ACOMPAÑADOS, como fueron esos días a través de unos "retazos del Camino".

Un año más, la historia se repite… 3 chicos de Manzanares, Sara, Francisco y yo, Alberto; nos dirigimos a realizar el Camino de Santiago. UN CAMINO, como no podía ser de otro modo, ESPECIAL. Especial gracias a personas geniales conocidas y sin conocer de antes, Toledo, Pozoblanco… entre otros.  Ya nos despedimos de él, con ganas de ver otra vez a esta gente y ¡quien sabe si de otro camino!
Nos gustaría agradecer al Padre Quillo por su organización y por tener siempre esa sonrisa en la cara, y a Rosalía, madre de unos chicos de Pozoblanco, que sin duda, ¡¡se portó de diez con nosotros!! En resumen, un camino genial, con personas geniales, y siempre sin olvidar un lema que nos une de una manera especial, ese lema de Santa Carmen Sallés, porque SOMOS CONCEPCIONISTAS y estamos orgullosos de ello.
ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE, DIOS PROVEERÁ!!!
                                                                    Alberto Cabanes (Manzanares)


Ha sido el primer año que he compartido esta experiencia con mis compañeros. Espero que sea el primero de muchos. Me llevo grandes amigos y bonitos momentos que nunca olvidaré. Gracias a todas las personas que han hecho posible esta experiencia.
Teresa Capitán (Pozoblanco)


SAL Y ENCUENTRA.  Creo que este es el lema que llevo en mi vida, salir y encontrar a otras personas, encontrarme a mí misma, encontrar nuevos lugares, nuevas experiencias que enriquezcan mi vida cada vez más.
Creo que el camino ha sido duro, pero con esfuerzo, hemos conseguido llegar a nuestro destino y estoy muy orgullosa de ello.
Gracias a todas las personas que he encontrado en este camino, porque todas ellas, aportándome algo más o algo menos, han conseguido que esta experiencia sea maravillosa.
                                                                             Cristina Ruiz (Pozoblanco)



Este año he hecho por segunda vez el Camino de Santiago, donde he compartido momentos inolvidables con antiguos y nuevos amigos a los que me alegro un montón de haber conocido, tanto Concepcionistas como de la Parroquia de Quillo.
Es una experiencia que a mí me ha resultado muy enriquecedora a nivel personal, la cual recomiendo a todo el mundo,  ya que aprendes durante el camino de la gente que te rodea y a la vez te descubres a ti mismo. Es una experiencia fantástica!!
                                                                             Sara Delgado (Manzanares)








Sin duda el Camino de Santiago ha sido la mejor experiencia de mi vida. Me he dado cuenta de los valores de los que estoy hecha, de esos valores concepcionistas que he ido adquiriendo durante todo este tiempo. Mientras andaba se me venían a la cabeza frases de algunas de nuestras canciones como “sal y encuentra” o “los encuentros fortalecen en la vida y en la amistad”, porque he salido y he encontrado personas maravillosas. He  encontrado compañerismo y bondad en cada paso que daba, he aprendido a mimar las cosas insignificantes, a darme cuenta de que poder es querer. La vida es un camino que hay que recorrer. Como concepcionista, nunca olvidaré la frase de Madre Carmen que tanto bien me ha hecho, “adelante, siempre adelante, Dios proveerá”.
                                                                   
Paula Castro (Pozoblanco)